40 Cosas que un Esposo Debería Dejar de Hacer

hombresdejardehacerAlgunas veces necesitamos motivación en nuestro camino para llegar a ser el hombre que Dios nos ha llamado a ser. En ocasiones necesitamos información y en otras entrenamiento. Otras veces necesitamos un mentor – alguien que nos muestre como ser hombres a semejanza de Dios, como amar a nuestras esposas como Cristo ama a su Iglesia. Y algunas veces necesitamos saber lo que debemos dejar de hacer. Algunas veces hasta nos serviría que alguien nos dijera "Oye, deja de actuar como un tonto". De eso se trata esta lista.

A inicios de este año lanzamos un artículo en The Family Room, titulado "15 Cosas que las Esposas Deben Dejar de Hacer." Algunos lectores pidieron una lista igual para esposos, así que reunimos sugerencias de algunos hombres. A continuación 40 de las mejores ideas. Por supuesto, no todas aplican para todos, pero quizá alguna te dará una que otra pedrada.

1. Deja de actuar como si ya hubieras ganado la batalla de conquistar y conocer a tu esposa. Diviértanse juntos, como lo hacían antes de pisar el altar.

2. Si tu esposa es ama de casa, deja de tratarla como si su trabajo diario fuera de alguna manera menos extenuante o menos importante que el tuyo.

3. Deja de llegar a casa del trabajo y sentarte frente al televisor, dejándole a tu esposa toda la responsabilidad de lo que ocurre en casa en ese momento.

4. Deja de trabajar tanto. Busca ese balance entre trabajo y familia. Tu esposa te prefiere a ti sobre una casa grande o un carro lujoso.

5. Deja de actuar como si escucharas cuando realmente estás viendo el televisor.

6. Deja de adjudicar el liderazgo espiritual de la familia a tu esposa.

7. Deja de mantenerte al margen cuando se trata de disciplinar a tus hijos.

8. Deja de decir que sabes y entiendes lo que tu esposa dice o siente cuando ni siquiera has escuchado lo que te dijo.

9. Deja de ser tan hermético. Ábrete para tu esposa. No tengas miedo de mostrar tus emociones.

10. No permitas que tu rol de líder en casa sea una excusa para un comportamiento egoísta. No olvides que un verdadero líder también está llamado a servir.

11. Deja de minimizar a tu esposa criticándola en frente de tus hijos o en público.

12. Cuando tu esposa te cause algún disgusto, no respondas inmediatamente. Cuenta hasta 10 y recuerda que es un regalo de Dios.

13. Deja de usar tu tamaño, fuerza e ira para intimidar a tu esposa o hijos.

14. Quita la palabra "divorcio" de tu vocabulario.

15. No huyas de las conversaciones complicadas que puedan surgir con tu esposa.

16. Deja de decir que harás algo para después postergarlo.

17. No compres cosas costosas sin antes consultar a tu esposa.

18. Es imposible no notar a las mujeres hermosas que pasan a tu lado. Pero no dejes que se te vayan los ojos. (Y si tu esposa está contigo, no le mientas diciendo que no viste a la mujer. Es mejor admitir que lo hiciste.)

19. Deja de pensar: yo sé más que mi esposa. Cada uno tendrá más conocimiento que el otro en ciertas áreas.

20. No asumas que sabes lo que tu esposa piensa. Pregúntale cómo se siente y por qué.

21. Cuando tu esposa te cuente sobre algún problema que tiene, no trates de resolverlo de inmediato. Quizá solamente necesita que la escuches.

22. Deja el sarcasmo. Probablemente tratas de ser gracioso, pero solamente estás haciendo sentir mal a tu esposa.

23. Deja de tratar a tu esposa como una niña. Recuerda que Dios le ha concedido el conocimiento, sabiduría y experiencia que ustedes necesitan.

24. Deja de actuar como Dios y no trates de controlar a tu esposa.

25. Deja de resaltar sus errores y de pedirle explicaciones. Estas cosas pueden hacerla sentir que está fallando.

26. Nunca hables de manera casual o irrespetuosamente con otros hombres acerca del sexo con tu esposa.

27. Deja de decirle a tu esposa que debe estar "sometida" a ti. Si ella no te sigue, significa que no estás mostrándole tu amor como Cristo ama a la iglesia.

28. Deja de saciar tus deseos sexuales con cualquier medio que no sea tu esposa.

29. Nunca estés solo con una mujer que no sea tu esposa o familiar.

30. No hables de temas profundos con ninguna mujer que no sea tu esposa o familiar.

31. Deja de engañar a tu esposa en lo referente a tus finanzas.

32. No busques a tus ex-novias en Facebook.

33. Deja de llevar la cuenta de que tan seguido deberías disfrutar de intimidad sexual.

34. Deja de actuar como si tuvieras un GPS integrado. Antes de ir a algún lugar con tu esposa, revisa la dirección e investiga cómo llegar. Si te pierdes, no dudes en apoyarte de los mapas de tu celular o incluso preguntar a alguna persona.

35. No te burles de tu esposa cuando estás con otras personas.

36. No dejes que las actividades que haces con tus amigos (como jugar golf, basquetbol, etc.) roben el tiempo que pasas con tu esposa e hijos.

37. No dejes que tu esposa haga todo el trabajo de la casa.

38. Deja de decir “Amor.. ¿Podrías por favor callar a los niños?, cuando tus hijos actúen como monstruos, levántate a lidiar con ellos también.

39. Deja de sólo poner tu ropa sucia en el cesto, y luego actuar como si la hubieras lavado.

40. Deja de actuar como si levantar un garrafón de agua fuera igual al martirio de San Esteban.

Algunos dirán que listas como estas son "muy negativas" o que son una manera de destrozar a los hombres.

Así es como yo lo veo: Si estás entrenando el equipo de beisbol de tu hijo, le enseñarás muchas cosas positivas, cómo batear, cómo lanzar, a qué base deben correr; pero también debes enseñarle a dejar de hacer cosas, como dar el "swing" ante malos lanzamientos o correr a la base contraria.

Muchas veces necesitamos saber que NO hacer. Si hay algo que quisieras agregar a esta lista, escríbelo en la sección de comentarios que está abajo.

Fuente: Por Dave Boehi
http://www.familylife.com/about-us/biographies/featured-authors/dave-boehi

juntosyunidos

Juntos y Unidos es un programa de consejeria biblica para matrimonios o parejas creyentes o no, que busca traer Gloria a Cristo, mediante la proclamación de la unidad, la armonía, la reconciliación y el perdón en una relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.