Opuestos y Unidos

opuestosyunidosMi esposo y yo nunca habríamos sido amigos de habernos conocido en la preparatoria.

Yo seguía las reglas, él rompía las reglas. Yo era obediente,  cumplida y rara vez me metía en problemas. Joe nunca hacia las tareas. Les respondía a los maestros, faltaba a clases, tenia perforaciones y la policía lo conocía muy bien. Yo crecí en un hogar cristiano y mi papá era pastor. Me gustaba mucho ir al grupo de jóvenes y tenía muy buenos amigos Cristianos, que solamente iban a escuelas Cristianas. Joe nunca iba a la iglesia y no sentía mucha simpatía por los cristianos. Un examen de esperanza de vida que tomó en la escuela arrojó que con el ritmo de vida que llevaba, no pasaría de los 27 años. Joe, con su cabello largo y su chaqueta de cuero era un digno representante del heavy metal, mientras mi vida giraba en torno a acuarelas y a Amy Grant.

Pero el plan de Dios sobrepasa  a todo lo que el hombre pueda imaginar. Mientras Joe y yo crecimos de maneras radicalmente opuestas, ahora somos iguales en las cosas más cruciales. Ambos obtuvimos una nueva vida que borra nuestras diferencias del pasado y supera las diferencias que tenemos ahora.

De muchas maneras, Joe y yo somos aún muy diferentes. Él prefiere películas y libros misteriosos, a mi me gustan más historias ligeras y felices. A él le gusta el rock pesado y el jazz, mientras yo soy feliz con algo de música pop. Él es directo y rudo, y yo soy más calmada y reservada. Aún así, hemos sido bendecidos un matrimonio fuerte y firme que estamos trabajando en mantener.

Esta unidad, y una unidad aún más grande que experimentamos día a día está ahí para todas las parejas Cristianas, tú también puedes experimentarla porque:

1. Son pecadores con necesidades.

Estoy muy lejos de ser perfecta, y mi esposo también. Aunque ambos fuimos perdonados y salvados, aún nos equivocamos bastante. Los esposos y esposas merecen la condenación y tienen una necesidad desesperada de gracia. Independientemente de nuestros trasfondos, sin Jesús, todos estamos perdidos. No hay nada que juzgar. Por el contrario, debe haber gracia, motivación y dirigirse mutuamente a Cristo.

2. Están en Cristo.

Ninguno aporta nada a la mesa de lo que Jesús ha preparado. Él lo trae todo, el pan de vida y el vino del perdón. Como Cristianos no solamente profesamos una religión, somos personas que seguimos y estamos unidos en Cristo. Derivamos nuestra vida y nuestra identidad de Él. Y debido a que tú y tu esposo están en Cristo, comparten la más importante realidad de toda la creación. Conocen el poder de Jesús, así que aun y cuando sean completamente diferentes y se desarrollen de manera distinta, puedan crecer en amor, unidad y armonía con Él.

3. Son nuevas criaturas.

Como Cristianos, ya no viven en el reino de la oscuridad. No están pegados al pecado y no son más esclavos. En Jesucristo ambos son nuevas criaturas, nacidas nuevamente por el Espíritu de Dios. Tienen nuevos corazones y deseos de crecer en santidad y amor. Tendrán el deseo de agradar a Dios y servirse mutuamente. Es una labor que Dios aún está completando en cada uno de nosotros, un trabajo de santificación. Es algo duro luchar con las tentaciones del mundo, contra nuestros corazones débiles y contra los ataques del enemigo. Eso es por lo que, como nuevas criaturas, debemos estar motivando a nuestros esposos, animándoles en su transformación hacia Cristo.

En esta visión Cristiana del matrimonio, es esto lo que significa estar enamorado. Significa ver a la otra persona y percibir lo que Dios está creando, y decir, "veo en lo que Dios te está convirtiendo y me emociona. Quiero ser parte de eso. Quiero formar parte de la jornada que caminas hacia el trono de Dios. Y  cuando estemos allá, veré en lo que te has convertido y diré que siempre supe que podrías hacerlo. Que pude ver un poco de ello en la tierra y ahora aquí estás".

-Timothy Keller (El Significado del Matrimonio)

4. Son amigos en Jesús.

¿Pueden dos esposos realmente ser amigos? ¿Qué podría hacerlo posible? ¿Intereses en común como leer o hacer ejercicio? ¿Música? ¿Deportes? Es genial compartir esto, pero mucho más importante es reconocer que tú y tu pareja no son solamente marido y mujer, son amigos y miembros de la familia de Dios. Ambos comparten el mismo viaje que los dirige hacia la eternidad. Tim Keller dice que “la amistad es un lazo profundo que se desarrolla, cuando dos personas, mostrándose realmente en amor el uno al otro, caminan juntos al mismo horizonte”. (El Significado del Matrimonio).

Aquí es cuando la amistad en el matrimonio se vuelve real: estamos siguiendo a Jesús juntos, ayudándonos en el camino y disfrutando a Dios y sus bendiciones juntos, buscando Su Reino.

Fuente: Jennifer Thorn 
http://timewarpwife.com/?p=3186

juntosyunidos

Juntos y Unidos es un programa de consejeria biblica para matrimonios o parejas creyentes o no, que busca traer Gloria a Cristo, mediante la proclamación de la unidad, la armonía, la reconciliación y el perdón en una relación.