6 CARACTERISTICAS PARA BUSCAR EN UNA PAREJA – Ben Reaoch

healthy-marriageMi esposa regresó del salón de belleza y me contó acerca de una señorita soltera que se había cortado el cabello. Esta joven estuvo compartiendo acerca de sus frustraciones con los sitios web de citas en los que solo importa el aspecto de la gente. Ella lamentaba que, una vez que conectas con alguien, normalmente solo quieren una relación física a corto plazo; nada a largo plazo o que requiera compromiso.

Sufro por aquellos que se encuentran buscando una intimidad relacional a través de aplicaciones y medios como esos. Si estás soltero y deseas estar casado, puede que encuentres que tomar la Biblia en serio resultará ser la mejor guía sobre citas a largo plazo, más que el criterio superficial del mundo.

En particular, Proverbios 31 nos ofrece algo de claridad acerca de lo que tenemos que buscar en un cónyuge. La descripción que ahí se hace es la de una mujer virtuosa, pero también podemos pensar en muchas de esas características en términos de lo que una mujer debería estar buscando en un hombre.

1. ¿Cumple esta persona su palabra?

Versículo 11: “En ella confía el corazón de su marido”. Él nunca se preocupa por la fidelidad de su esposa. Nunca tiene que preguntarse si ella está utilizando su dinero en común de manera necia o deshonesta.

Conforme comiences a conocer a alguien que puede ser un cónyuge potencial, considera si la persona es honesta y confiable. ¿Tiene un historial de que cumple su palabra?

2. ¿Te fortalece esta persona?

Versículo 12: “Ella le trae bien y no mal todos los días de su vida”. Versículo 23: “Su marido es conocido en las puertas, cuando se sienta con los ancianos de la tierra”. Parece extraño que justo en medio de este pasaje acerca de la mujer que teme al Señor, haya un versículo acerca del marido. Esto apunta acerca del compromiso de la mujer hacia su marido. Su trabajo en el hogar y el servicio a su esposo beneficia la reputación y éxito de este. Él es un hombre mejor porque está casado con ella.

Busca una persona para casarte que vaya a alentarte y a trabajar junto a ti de forma complementaria. Una pareja casada debería ser más fuertes juntos que separados.

3. ¿Es esta persona trabajadora?

Los versículos 13-16:

Busca lana y lino, y con agrado trabaja con sus manos. Es como las naves de mercader, trae su alimento de lejos. También se levanta cuando aún es de noche, y da alimento a los de su casa, y tarea a sus doncellas. Evalúa un campo y lo compra; con sus ganancias planta una viña.

Busca a alguien que sea disciplinado y diligente, que tenga metas y trabaje para lograrlas, que comience proyectos y los termine.

4. ¿Es esta persona generosa y hospitalaria?

Versículo 20: “Extiende su mano al pobre, y alarga sus manos al necesitado”.

Esta mujer tiene cuidado de las necesidades de su familia, pero también mira hacia otras necesidades alrededor de ella. Ella es generosa, hospitalaria y útil.

5. ¿Es esta persona sabia y dispuesta a ayudar a otros?

Versículo 26: “Abre su boca con sabiduría, y hay enseñanza de bondad en su lengua”. Ella busca formas de ayudar a otros, tanto de forma práctica y tangible como también de forma emocional y espiritual. Es una persona sabia, y otros buscarán su sabio consejo y se beneficiarán de él.

Usted querrá casarse con una persona así, alguien que no está consumido por sus propias actividades y entretenimientos egoístas, sino que se deleita en ayudar a otros y tiene la sabiduría para ser verdaderamente útil.

6. ¿Esta persona confía verdaderamente en Jesús?

Ella no es vencida por las preocupaciones, porque confía en su Señor. Versículo 25: “Fuerza y dignidad son su vestidura, y sonríe al futuro”. Esta mujer teme a Dios, y de ese temor saludable fluye sabiduría, amabilidad y trabajo duro. La mujer virtuosa, piadosa, confiará en Dios y en sus planes providenciales para ella. Por lo tanto, no se verá consumida por la ansiedad con respecto a los detalles del futuro.

Esta pregunta lleva a la característica central que debes buscar en un cónyuge: ¿Esta persona teme al Señor? ¿Es esta persona creyente? No cedas en este punto. No te encuentres en “yugo desigual” con alguien que no comparte tu identidad más fundamental. Cristo debe ser el cimiento de la relación, con ambos mirando hacia Él, confiando en Él, y riéndose juntos acerca de los días por venir.

No te conformes

Sueña, ora y busca consejo acerca de las características que deberías estar buscando en un cónyuge potencial, y luego resuelve no conformarte con menos. No dejes que tu búsqueda de citas sea guiada por las apariencias. “Como anillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa que carece de discreción” (Pr. 11:22).

La forma del mundo de hacer citas es un camino de necedad y dolor. Busca una persona con discreción bíblica, una característica rara y que tiene recompensa. Conforme descanses en el plan de Dios, en Sus tiempos, ora por un cónyuge que sea confiable, útil, trabajador, compasivo, sabio, y que confíe en Jesús.

Una cosa más: No lo hagas solo. No supongas que tú, por ti mismo, tienes la suficiente cantidad de discernimiento para evaluar un cónyuge potencial. Si estás conociendo a alguien, presenta a esa persona a tantos amigos tuyos como sea posible, especialmente a tu familia de la iglesia. Pregúntales que piensan honestamente, y presta atención a las banderas de aviso que ellos levanten. Ese es el aspecto que tiene la humildad en una relación de citas; invitar el consejo de otros y no creer la mentira de que sabemos más que todos los demás.

Permite que la sabiduría de las Escrituras, y no la superficialidad, te guíen en sus decisiones a la hora de tener citas.

“Engañosa es la gracia, y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, esa será alabada”, Proverbios 31:30.


Publicado originalmente para Desiring God. Traducido por Manuel Bento.

Ben Reaoch es el pastor de la Iglesia Three Rivers Grace en Pittsburgh y el autor de “Women, Slaves, and the Gender Debate” (P & R, 2012).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.