EXCUSA V: EXCUSAS MAS COMUNES PARA NO ESTUDIAR LA BIBLIA- Vilma Mendez

Las cinco excusas más comunes de las mujeres para no estudiar la Palabra. Recomendaciones prácticas

Por Vilma Mata Mendez

MINISTERIO EZER·THURSDAY, JUNE 1, 2017

Quinta excusa: Estudiar la Biblia no es para todo el mundo; es solo para algunos hombres, pastores, líderes para que nos hablen y enseñen:

Isaías 55:11 “…así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mí vacía sin haber realizado lo que deseo, y logrado el propósito para el cual la envié”.

En la antigüedad se divulgó la idea de que la Biblia volvía locos a quienes la leían. Solo los estudiosos, los monjes lo hacían.

En el Antiguo Testamento, Dios hablaba a través de los profetas, y solo los reyes y escribas tenían rollos escritos, no poseíamos la Palabra como hoy en las casas. En el tiempo de oscurantismo en la parte norte de Europa, cuando Roma tenía todo el imperio unido por carreteras, los escritos de la iglesia se esparcieron rápidamente, pero los bárbaros invadieron y atacaron los palacios, las bibliotecas por lo que los monjes tomaron los libros, entre ellos, la Palabra, y se retiraron a las montañas, de ahí surgió la idea de que la Palabra era solo para los intelectuales, y no era común que los demás tuvieran acceso.

La Biblia estaba escrita en griego, hebreo y arameo y latín. De modo que no todo el mundo podía leerla. Esto motivó a William Tyndale a traducirla al inglés en el año 1494–1536. Cipriano de Valera, al español a finales de los 1500s, siendo publicada en 1602.

La invención de la imprenta contribuyó a esparcir la Palabra. Fue un regalo y privilegio el tener la Biblia impresa. El espíritu humanista y materialista de que solamente el cura estaba capacitado para leer las Escrituras aumentó, así como que Papa podía dictar lo que debía creerse. ¡Cuánto menos que la mujer estudiara las Escrituras!

Se ha creado la idea de que la teología es un estudio solo para el hombre. Si bien es cierto el hombre tiene la responsabilidad de ser el líder espiritual de su familia, y es maravilloso que la esposa pueda admirar a su esposo cuando la enseña sobre lo que Dios le muestra en la Palabra, no menos cierto es lo que Dios enseña a a cada mujer individualmente durante su estudio bíblico.

Hoy día tenemos un grupo de mujeres creciendo cada vez más, quienes estudian las Escrituras por sí mismas. Y son teólogas renombradas. Entre ellas, Kathelen Neilsen, Nancy Guthrie, Kay Arthur, Jen Wilkins, Nancy DeMoss Wolgemuth, Mary Kassian y muchas más.

“Una teología débil produce Mujeres débiles” John Piper.

Debemos esforzarnos por estudiar la Biblia individualmente:

  1. Escoge un método: Hay muchísimos diferentes. Para mí, el método inductivo me ha ayudado grandemente.
  2. Observación.
  3. Interpretación.
  4. Aplicación.
  5. Empieza copiando o imprimiendo un texto o pasaje a doble espacio.
  6. Busca por palabras claves (se repiten en el texto).
  7. Haz tus símbolos personales para Dios, Cristo y Espíritu Santo.
  8. Marca tu Biblia con signos de interrogación y admiración.
  9. Usa ayuda de comentarios bíblicos, Biblias de estudio, etcétera.

Vilma Mata Mendez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.