CLAMA A TU LIBERTADOR: Vilma de Mendez

Clama a tu Libertador

MINISTERIO EZER·WEDNESDAY, JULY 12, 2017

Tristeza y melancolía profundas

Una de las primeras manifestaciones de la tristeza es el abatimiento, un bajón en el espíritu, un sentimiento de fatiga emocional y espiritual. Si no se le revierte, este abatimiento nos lleva aún más abajo, hundiéndonos en la desesperación y finalmente en la depresión. En esta etapa de descenso, la esperanza es totalmente abandonada, y reemplazada por la apatía y el adormecimiento.

En los versículos de ambos pasajes a continuación, vemos cómo el salmista encontró la salida de ese estado de desesperanza, angustia, tristeza, de lágrimas:

Salmo 40:1-3

Al Señor esperé pacientemente, y Él se inclinó a mí y oyó mi clamor. Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos. Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios; muchos verán esto, y temerán, y confiarán en el Señor.

a) Hoyo de la desesperación: Lugar donde se encontraba

b) Clamar: Dios no puede librar una persona que no esté en problemas. La persona debe estar en apuros para experimentar la liberación del Señor.

c) Esperar: Requiere paciencia.

d) Rescate: Sacándolo del lugar de destrucción, del lodo cenagoso.

e) Cántico: resultado natural de la liberación. Alabanza.

f) Influencia: testimonio (muchos verán esto y temerán…)

Salmos 50:14-15

Ofrece a Dios sacrificio de acción de gracias, y cumple tus votos al Altísimo; e invócame en el día de la angustia; yo te libraré, y tú me honrarás.

a) Angustias: Un día llegan.

b) Invócame: Pedirle a Dios.

c) Te libraré: Él mismo lo hace.

d) Me honrarás: Reconocer que Él lo hizo.

e) Harás sacrificios acciones de gracias: A Dios por su liberación de las angustias.

¿Pudiste identificar en ambos casos cuál fue la clave para salir de ese lugar de abatimiento?

Vilma Mata de Méndez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.