Claudio López Elizondo

Creo firmemente que Dios creó nuestro matrimonio para su propósito.

Al principio me costaba un poco el pensar eso porque antes de estar unidos, mi carne me hacía ver más para mi esposa e hijas, pero ahora puedo descansar en Él y me doy cuenta que sí, se trata de Él y no de mi familia.

Lucas 5:4 me enseña el propósito de mi matrimonio, el cual es pescar para Él y también puedo ver que cuando yo eche la red, los números no van a dar y estaré sorprendido, como Pedro lo estuvo.

Bendiciones!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.